viernes, 8 de octubre de 2010

No, no sé definitivamente que esperar. Esta vez estoy armada y pienso dar batalla contra ese incurable mal que todos idolatran y lloran como si fuera la gran cosa. Antes que algo pase, daré revancha y voy a impedir que se cuele por mis suspiros. “No quiero enamorarme de ti”, así dijo Sabina y yo lo seguiré a el. Es sabio decir no cuando en el fondo se desea hasta los dientes decir el inevitable si. Pero al cede estaré condenada a él, dependeré de sus llamadas y de su vida en mi vida. Esta mañana, al tocar la puerta le diré como a los vendedores insistentes, “no hay nadie que lo pueda atender, que le vaya bien”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dulcesillos en la bolsa

Datos personales

Mi foto
Soy una persona...solo eso, para que decir mas?
Plantilla original blogspot modificada por plantillas blog